Salte la navegación

Category Archives: mal


Según el filosofo Throskyjberdembourg la paradoja de la pastrulada esta basada en que todos los parámetros adyacentes parten de un postulado falso del cual la divergencia de hipótesis mal planteadas coordinan con la inoperancia del individuo en cuestión, dando así el espacio mental necesario para que el efecto retardador del pensamiento crezca de manera exponencial.

Partiendo de lo anteriormente expuesto y teniendo como referencia animada que la teoría expuesta años atrás tiene relevancia en estoy días, el estudio del filosofo Throskyjberdembourg ha tomado nuevamente la importancia que durante su vida nunca se le dio gracias a los escritos de otros filósofos y pensadores de la época como Gorgorin, Pentroshtiv, Hiromatsuyama, Grosspot, entre otros. Ahora bien si nos ponemos en el punto de vista claramente establecido, notaremos que nuestro subconsciente obedece a una serie de reglas que con anterioridad y sin darnos cuenta nos han sido inculcadas desde nuestra niñez para una completa y según se dice sana integración a la sociedad, pero que en realidad actúan como agentes distorsionadores de espíritu humano.

Pruebas realizadas en especimenes animales, que fueron expuestos a diversas tareas de recolección y reconocimiento han revelado que su conducta paranoide no dista mucho de la conducta psico-sequizo de cualquier individuo fatigado y victima del stress laboral. Por lo que se ha determinado que una taza de café bien cargado y acompañada de un buen canuto de opio o algún tabaco de marca sirven como relajante muscular y cerebral, al contrario con estudios hechos por pseudo científicos que tratan de minimizar el efecto recreativo de la situación. Según los resultados obtenidos, en distintos animales como monos de la pradera, gusanos de seda, perros callejeros, gatos de azotea, ratas de laboratorio, todos dieron resultados anti estresantes, ahora bien el caso de los osos de peluche fue un tema distinto de investigación, ya que no se obtuvo respuestas alguna de los individuos, ningún estimulo, ninguna reacción. Eso llamo la atención de los científicos asignados a esta delicada tarea. Pasaron meses antes de obtener una respuesta concreta a prueba de toda duda. Los osos de peluche no sienten absolutamente nada, y no es por su condición de juguetes, sino porque cerebralmente no están provistos de glándulas deperito-cromosomatico-gustati-sensoria-liadicidas.  Cuando los científicos revelaron esta deficiencia, las sociedades científicas y en especial la prensa un pequeño poblado al noroeste de Islandia, Bolungavik, donde sus 905 habitantes preocupados por la noticia decidieron detener la producción de ositos de peluche que meses atrás fue tomado como alternativa de negocio a la pesca artesanal y dieron una cobertura sin precedentes al tema. Muchos de los asistentes a las conferencias de prensa no podían pronunciar correctamente el nombre de la  glándula faltante, pieza fundamental en el ADN de los Ursus Pelichorus. Los cientificos alertados, respondieron de inmediato a los asistentes declarando que  como era posible que ocurran este tipo de quejas sin tomar en cuenta que los pobres y desamparados ositos de peluche no tienen dicha glándula y que eso debería ser tema de preocupación mundial. “Los Ositos de Peluche no tiene la culpa de esta carencia, sino es problema de la humanidad, que con tanta contaminación y mal uso de los recursos naturales ha ocasionado una mutación irreversible en las futuras generaciones de Ositos de Peluche… es menester nuestro tratar de devolverle a estos incomparables y inseparables compañeros de nuestra niñez su condición de seres psico-pensantes” declaro indignado el afamado filosofo Throskyjberdembourg. “La naturaleza sabe por que hace las cosas y eso es materia de otro informe que desarrollaremos en profundidad en su momento.” Concluyo entre aplausos y ovaciones.

Partiendo de esto, simplemente podemos decir que no hay nada como un buen pucho con su café bien cargado.

El Aldo,

octubre 2008. Iqaluit en la costa sur de la isla de Baffin

Anuncios