Salte la navegación

Image

 

Se acercó lentamente a su lado, viéndola despeinada con los ojos cerrados, con la luz del sol entrando tímidamente por su ventana. La miro lentamente, pensó encontrarla en sus pijamas de buzo dominguero, tan bella como siempre. La miro lentamente, pensó verla desnuda entre sus sabanas que ahogan deseos y sueños, tan bella como siempre. Sonrió al verla como siempre la imagino, ella, simple, ni desnuda, ni en su buzo dominguero, simplemente hermosa cubierta con su frazada de tigre. Le dejo una nota al lado de la almohada junto a un chocolate para que rompa la dieta.

Y de pronto ella despertó… en el momento menos pensado… 

– gggghmmmm grmmm…dime? dijo entre sueños

– oh! – respondió, apenado, apenadísimo- disculpa, disculpa, disculpa

– no te preocupes, sip?, te paso la voz más tarde…

– ok, ok.. Disculpa, no quería desperté… disculpa, disculpa… preparare el café para cuando estés lista

Salió corriendo mientras la miraba volverse a dormir… repitiendo incansablemente la única frase que le vino a la cabeza “disculpa, disculpa…”

Se tropezó con todo lo que encontró en su camino, pensando en todos las cosas hermosas que en esos 12 segundos pudo haberle dicho, pero solo dijo “disculpa”; 321 veces. Llego a la cocina, hizo el café, y se sentó a esperar, pensando en que ese momento tan embarazoso había sido el momento más hermoso que alguna vez pensó.

 

El Aldo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: