Salte la navegación

 

Image

 

Tras aquel sueño de espías y pistoleros, que no tuvo el final romántico esperado, se levantó y se miró al espejo, se rasco la barba y se sonrió al ver la deformidad de su cara por las mañanas… seguimos siendo el mismo, como todas las mañanas, ja! – se dijo y salió sin premura a prepararse esa agua oscura que llamaba café. Vio por la ventana la ciudad oscura y mojada por la lluvia.

 

Prendió el cigarro que no termino anoche y se sentó a escribir aquellas cartas del olvido, de esas que no tienen memoria y empezó para nunca terminar…

 

El Aldo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: