Salte la navegación

 

 

 

 

Una lagrima broto de aquellos ojos color café y mientras recorría su mejilla, los recuerdos se hacían cada vez mas cercanos. Se veía ahí de la mano de aquel que hoy se alejaba y podía sentir su olor, su calor, podía oír su voz diciendo al oído aquellas palabras que conquistaron su corazón, podía escuchar los susurros que endulzaban sus oídos y derretía su alma. Y uno a uno se fueron borrando, tornándose oscuros, grises y finalmente translucidos para luego desaparecer para siempre, dejándole tan solo una navaja que cruzaba su corazón sangrante. Y ahí se quedo sentadita, viendo las flores azules por la ventana, sin decir palabra alguna, sin recuerdos, sin memoria, sin vida y sin amor, porque cuando él se fue, se lo llevo todo, simplemente todo

 

El Aldo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: