Salte la navegación

Caminaron sin rumbo como era su costumbre, sin razón ni motivo, sin aminos de llegar a ningún lugar, sin ganas de terminar esa conversación infinita, sin intensión de despedirse o dejar que el tráfico se les interponga. Así que se tomaron de la mano y volaron entre las nubes, viendo las estrellas persiguiendo a la luna, recortando la lluvia de verano y pintando en ese atardecer una sonrisa en el viento, corrieron por aquella playa de sueños viendo el lago cual mar. Inmenso, interminable, azul, muy azul y se perdieron entre la nieva de la tarde. Felices sin importarles nada, se besaron una y mil veces mas allá de los sueños, mas allá de la imaginación sin importarles los naipes bajo las mangas o los conejos escondidos en tontos sombreros, no parches de colores en las rodillas o las medias rayadas en el cordel y descansaron bajo un arbol cualquiera al lado de la pista

El Aldo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: