Salte la navegación

Tenía las esperanzas de volverlos a ver, de abrazarlos y decirles adiós, nos vemos pronto. Y ahí sentado en el café del segundo piso miro las entradas, cada grupito de personas, cada mirada, hurgo entre la multitud por ellos, pero la hora se acercaba, y tomo el teléfono y envió un mensaje con un Hey! Acá estoy, esperándolos. Minutos un sobrecito apareció, leyó el mensaje, buen viaje, abrazos, avisa cuando llegues y el corazón se le partió. Se despidió de mama y papa y partió hacia su casa con un hueco en el alma pero con la conciencia tranquila sintiendo que no hay excusas, ni disculpas posibles,  prendió su maquinita de música y escucho a sus amigos cantarle esa canción y antes de partir se volteo, hizo una venia y dijo “La aventura continua… “ y se perdió entre la multitud.

El Aldo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: