Salte la navegación


Y una lagrima gorda y redonda salio de sus ojos castaños, y empezó el inevitable viaje hacia su mejilla, y brillosa ella, recorriendo su piel, reflejaba su mundo y en el fondo, el recuerdo de su mirada, de sus caricias, de sus palabras y de su partida.

El Aldo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: